Inspirado por los levantamientos de la Primavera Árabe, el cineasta Rodrigo Dorfman se embarca en una exploración de sus raíces en la década de 1970 en Chile, y en el camino se pierde en al euforia del movimiento Occupy.